Saltar al contenido
consejosparaviajara.com

Consejos Para Viajar a Roma

Consejos para Viajar a Roma

¡Oh Roma! La ciudad eterna, la que una vez fue la capital del mundo y el centro del mediterráneo, hoy en día es sin duda uno de los destinos turísticos más importantes para viajar.

El Coliseo, la Capilla Sixtina o el Panteón son solo algunos de los muchos lugares icónicos que puedes visitar. Cada esquina, cada calle y cada edificio romano están llenos de una maravillosa historia que vale la pena admirar y conocer. 

Así que, si eres uno de los muchos que tiene incluido viajar a la capital italiana en su lista de cosas que hacer antes de morir, aquí tienes 7 consejos que te ayudaran a sacarle el mejor provecho a tu travesía ¡Empecemos

El mejor mes del año para ir a Roma (y el peor)

Roma al ser uno de los lugares más famosos del mundo y al poseer un clima templado y suave, permite que en cualquier época del año haya muchas personas que lo tengan marcado como su destino turístico predilecto. 

Si lo dividimos por estaciones, la mejor época para viajar a la ciudad eterna seria en primavera y otoño. Tanto para evitar el clima caluroso del verano como la gran cantidad de personas que lo visitan en esa época, son las mejores fechas para acercarse.

Además, por ser épocas con menor afluencia de turistas, los precios en general suelen ser menores, tanto para el alojamiento como para visitas guiadas, comida y transporte.

Otra muy buena opción sería ir en invierno, la temperatura suele ser agradable durante el día lo que te permite aventurarte en la ciudad sin muchas incomodidades. 

También podrás disfrutar de ver Roma de una manera especial con todas las luces y adornos navideños que la decoran, dándole un aspecto especial y muy bonito.

La mejor forma de trasladarte dentro de la ciudad

Dentro de la ciudad tendrás varias opciones a la hora de trasladarte. Metro, autobús, taxi o tranvía, tienes una gama variada de tipos de transporte para elegir. Decidir cuál de todos usar ira de la mano con tu itinerario. 

Es recomendable que apenas tengas oportunidad adquieras uno de los bonos de transporte que ofrecen, los hay desde uno a varios días, incluso de una semana, podrás encontrarlos en cualquier estación de metro. Esto reducirá tu presupuesto haciendo tu viaje un poco más rentable.

El metro es una de tus mejores opciones a la hora de viajar, es rápido, cómodo y barato y sus tres líneas pasan por muchos sitios históricos como la Plaza España, el Vaticano o la Fontana di Trevi.

También, para trayectos en los que no esté disponible el metro podrás ir en Taxi. Pero eso, intenta que el taxista vea que llevas el Google Maps para que no te den una vuelta mas grande de lo debido.

Transporte en Roma

Ahora bien, todos estos métodos de transporte son solo para llegar a lugares específicos o alejados de la ciudad. Sin lugar a dudas, la mejor forma de recorrer Roma es a pie.

Es la mejor manera para disfrutar y maravillarse de un sitio tan impresionante como lleno de historia.

Itinerario ¿A dónde irás?

En Roma hay tantas cosas por ver, tantos monumentos, edificios, museos y lugares que es imposible visitarlos todos en un solo viaje. Si no se prepara con antelación un pequeño plan para decidir a qué sitios ir, puede llegar incluso a ser agobiante y caótica tu estadía en la ciudad.

Improvisar puede ser bueno, nunca se sabe con qué te puedes encontrar o que te puede interesar en un momento dado, por lo que no es mala idea contar con un itinerario que te diga, en general, que lugares visitar y en qué tiempo.

Por ejemplo puedes tomar en cuenta detalles como que los lunes los museos públicos permanecen cerrados o que el primer domingo de cada mes muchos sitios de interés tienen la entrada gratuita como el Foro, la Villa Adriana o el Coliseo.

Y no te agobies al confeccionar tu plan de viaje, Roma no se hizo en un solo día y recorrerla toda tampoco. Siempre podrás regresar en otra ocasión y recorrer los sitios que no pudiste en tu primer viaje.

Caminaras mucho, créeme

Roma es en sí misma un museo gigante. Como ya mencione la mejor forma de conocerla es recorrerla a pie, por lo que una buena parte de tu aventura la pasaras caminando.

Caminar en Roma

Lo mejor en este caso es usar zapatos deportivos o casuales que ya te sean familiares, es decir, que no sean nuevos y que sean cómodos. Y de la misma forma, usa una vestimenta cómoda y ligera si vas a ir en verano y en climas más fríos utiliza abrigos no demasiados pesados que te puedan incomodar.

Siempre carga contigo una botella de agua

En la ciudad comprar agua o refresco de los vendedores ambulantes o en tiendas suele ser bastante caro. Por suerte, se puede contar con fuentes de agua potable donde podrás recargar tu botella sin coste alguno, por lo que no se te puede olvidar cargar con tu botellita plástica a donde quiera que vallas.

Donde y que comer en Roma

Dejando de lado los sitios turísticos, una de las principales razones para viajar a la capital italiana es por su comida. Roma se caracteriza por tener una excelente baraja culinaria con opciones para todos los gustos, y es que todo no puede ser pizza, aunque tengan la mejor del mundo (según los propios romanos ☺).

Prueba la Spaghetti alla carbonara, que es una pasta acompañada de una salsa a base de huevos o una Saltimbocca que es un plato típico hecho con ternera, jamón y salvia.

Comer en Roma Saltimbocca
¡Os aseguro que está buenísimo!

Si tu presupuesto es corto puedes buscar donde vendan pizza al taglio. Es una pizza que te venden por peso y tamaño y se pueden encontrar de muchos tipos y sabores.

Tampoco puedes perderte le tiramisú, un postre casero a base de café o de los gelatos romanos que se pueden encontrar en toda la ciudad.

Cuida tu dinero 

Dime si te pasa lo mismo, pero parece que cuando viajamos nuestro dinero desaparece de una forma asombrosa, como si abriéramos el grifo de agua al máximo si preocuparnos de cuanta puede quedar.

Además de consejos simples como cuidar donde comes, donde te vas a alojar o qué tipo de transporte usar y una buena dosis de sensatez a la hora de gastar el dinero. También es cierto que, si tu moneda local no es el euro, las comisiones por el cambio de divisas pueden llegar a ser importantes y consumirte tu dinero. Además, aunque tengas el Euro vas a gastarte una buena cantidad en sacar dinero en cajeros locales.

Para evitar esto es recomendable usar una tarjeta de débito o crédito virtual como Revolut, Bnext o N26. Contando con estos servicios podrás enviar y recibir dinero, retirar efectivo y efectuar compras sin gastos adicionales por comisiones.

Para finalizar te dejo el último consejo y más importante ¡Relájate y disfruta del viaje! Tan sencillo como eso, aprecia cada sitio, cada comida, comparte con tus seres queridos y como ya te dije, no te vuelvas loco por querer ver toda Roma en un solo viaje.