Saltar al contenido
consejosparaviajara.com

Consejos para Viajar a Praga

Consejos para Viajar a Praga

Ya sea que desees hospedarte en un castillo medieval, atravesar en bote el legendario rio Moldava o deslumbrar tu visión con el tradicional festival de luces, visitar Praga es algo que todos debemos hacer.

Una ciudad tan hermosa como antigua, pues esta ha visto distintos imperios y republicas erigirse y caer con edificios antiquísimos, así como novedosas edificaciones deconstruccionistas, es una ciudad que ¡no puedes dejar de ver!

Cuál es la mejor época del año para visitar Praga

Praga es una ciudad con un clima por temporadas, por lo que visitarla durante todo el año es un placer, sin embargo, las temporadas más recomendables son la primavera especialmente entre abril y mayo, con un clima fresco y sin la ciudad muy repleta de turistas como es durante el verano; y el otoño, que es cuando la capital Checa se viste entera de luces en su famoso festival celebrado en octubre.

Habiendo empezado recién en el 2013, este festival se ha convertido en uno de los eventos culturales más icónicos de la ciudad que combina el arte con compleja nueva tecnología de estándares internacionales.

¿Qué ver en Praga?

Praga en sí es considerada todo un museo, cada esquina es una joya arquitectónica y cada plaza es una obra de arte en sí, sin embargo, tenemos que destacar ciertos lugares que no puedes dejar de visitar al ir a Praga.

La Plaza de la Ciudad Vieja es un gran atractivo de la ciudad, especialmente su famoso reloj astronómico situado en el Antiguo Ayuntamiento, que es la joya de esta plaza. Este reloj de más de 500 años de antigüedad es uno de los más famosos del mundo, cada hora se pueden ver desfilar a los doce apóstoles, además de otras cuatro figuras que representan a la vanidad, la avaricia, el turco y la muerte.

Al visitar Praga hay que tener en cuenta que esta es una ciudad relativamente segura para el estándar europeo, es decir que puede caminar con confianza incluso al caer el sol, pero es importante siempre recordar que en lugares agitados y con mucha afluencia de gente como la plaza Wenceslao es común que ladronzuelos puedan coger algo del bolso sin ser percatados.

Subir a la torre del antiguo ayuntamiento permite tener una de las mejores vistas de la ciudad, para los amantes de la fotografía este es un lugar ideal, fotografiar el reloj y la plaza despejada es difícil ya que casi siempre hay gente alrededor de la plaza, no obstante, un truco para conseguir una fotografía del reloj a solas es tomar la foto en la madrugada, y después de haber visto este reloj deberás saber que vale la pena el trasnocho.

El Clementinum es un gran complejo de edificios históricos en el que además de visitar su impresionante Biblioteca barroca (considerada una de las más bellas del mundo) con miles de libros y viejos manuscritos en sus altísimas estanterías, los clásicos globos terráqueos por toda la sala y unos hermosos frescos en el techo, también podrás ver la Capilla de los Espejos, la Torre Astronómica, la Sala de los Meridianos, la zona de la Sala del Tesoro, la Iglesia de San Salvador y la Iglesia de San Clemente.

Praga cuenta con edificaciones medievales, el Castillo de Praga es el lugar más visitado de la ciudad y el castillo de su estilo más grande del mundo. Este no es el clásico castillo que se ve en Europa, en cambio, este es un gran complejo arquitectónico que alberga distintos edificios y sitios fantásticos como el Antiguo Palacio Real, el Callejón del Oro, la Torre Daliborka, la Torre Blanca, la Catedral de San Vito, por nombrar solo algunos.

Es importante saber que el sitio cuenta con visita guiada que empiezan desde la 10 de la mañana, se realizan cada 30 minutos y no hay necesidad de reservar, pero debes saber que las visitas guiadas solo se dan en el idioma inglés.

Caminar y perderse entre sus medievales calles es una de las actividades mas maravillosas que se pueden realizar en la Capital Checa, la Torre de Pólvora es una de las muchas torres que se pueden visitar.

¿Qué comer?

La gastronomía de la República Checa tiene una amplia variedad de platos para degustar, además de contar con un exquisito sabor, esta tiende a ser como la ciudad misma, muy colorida.

Tal es el caso del steak tartar, que es carne cruda que se corta, se raspa o se pica y se sirve con coloridos condimentos y un huevo encima, o simplemente se vende premezclada para untarle a las tostadas, es un bocadillo que debes probar junto con una cerveza en un bar de Praga.

Si lo tuyo es un plato más robusto entonces querrás comer knuckle, nudillo de cerdo horneado lentamente, una verdadera delicia con una piel crujiente mientras que la carne literalmente se deshace en la boca.

Sí los sabores ahumados son lo tuyo debes pedir entonces tu knuckle ahumado, que puede ser acompañado knedliky, estas son unas bolitas hechas de patata y pan rallado muy típicas de Praga y son perfectas para acompañar la comida, suelen servirse con guisos y salsas a las que el knedliky adquiere su sabor y lo amplifica, una verdadera delicia.

Si se desea algo más ligero puede comerse una sopa, y es que la gastronomía de Praga goza de una inmensa variedad de sopas, la ceská bramborová, una sopa vegetariana hecha principalmente con zanahorias, champiñones y patatas es prácticamente la sopa nacional.

La Kulajda (pronunciado «ku-lay-dah») es otra muy típica sopa de Republica Checa, esta cremosa sopa consta de patatas con champiñones, eneldo, vinagre y un huevo escalfado encima, definitivamente no se puede visitar Praga sin probar una deliciosa sopa.

Documentación Necesaria

Los ciudadanos españoles que deseen entrar en la Republica Checa podrán hacerlo con su pasaporte o su DNI indistintamente, no se requiere ningún otro tipo de visado. Republica Checa entró a la Unión Europea en el año 2004, por lo que nacionales de los países miembro podrán entrar sin necesidad de visa.

Otros países que también se encuentran exentos de visado son Andorra, Argentina, Australia, Brasil, Brunei, Canadá, Chile, Ciudad del Vaticano, Colombia, Costa Rica, Croacia, Colombia, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, Hong Kong, Israel, Japón, Macao, Malasia, México, Mónaco, Nicaragua, Nueva Zelanda, Panamá, Perú, Paraguay, República de Corea, San Marino, Suiza, Singapur, Uruguay y Venezuela. Estos podrán gozar de una estadía menor a 90 días sin necesidad de otra cosa que su pasaporte vigente.

Hay que tener en cuenta que si bien no es obligatorio un seguro de viajes para entrar a Republica Checa siempre es recomendable poseer un buen seguro con asistencia las 24 horas, cobertura de repatriación, asistencia en viaje, equipaje, entre otros.

¿Qué moneda se usa en la República Checa? La Corona Checa

Cuando hablamos de la Corona Checa no nos referimos a la realeza, ya que este país esta organizado como republica parlamentaria, nos referimos a su moneda y es que Republica Checa es uno de los pocos paises de Europa que no ha adoptado el Euro como moneda, en cambio continúan con su Corona checa (CZK) así que si vas a Praga vas a necesitar cambiar dinero ya que no todos los establecimientos aceptan tarjeta o euros.

Los billetes en circulación son los de 100, 200, 500, 1.000, 2.000 y 5.000 coronas. Y las monedas son de 1, 2, 5, 10, 20 y 50 coronas, a la hora de cambiar billetes recomendamos dirigirte a una casa de cambio y nunca cambiar dinero en la calle, ya que hay personas que ofrecen muy buenos cabios y terminan entregándote Rublos bielorrusos con muy poco valor.

También es recomendable preguntar exactamente cuanto dinero recibirás a cambio antes de realizar la transacción, ya que algunas casas de cambio suelen colocar letreros grandes donde ofrecen 0% de comisión y terminan ofreciéndote un muy mal cambio, no se recomiendan las casas de cambio del aeropuerto, del aeropuerto ni los de estaciones de trenes o buses ya que la comisión de estos suele ser muy alta.

Para conseguir la mejor tasa de cambio, el mejor consejo que se puede dar es usar una tarjeta para viajar como la de BNext, Revolut o N26. El uso de estas tarjetas evita el pago de comisiones por cambios de divisas o retiros en cajeros automáticos y su uso es completamente gratuito.

Moverte en Praga

La ciudad cuenta con un sistema de transporte publico muy eficiente, esta posee una red de metro, tranvía y autobuses que será capaz de transportarnos a cada rincón de la ciudad, esta también cuenta como cualquier ciudad con taxis, pero estos son un tanto costosos para el nivel de vida del país.

Los billetes se pueden comprar en el metro, tiendas de periódicos y/o estanques, es importante recordar validar el billete en las máquinas amarillas que encontraréis en los tranvías y autobuses, o las que hay en el metro antes de bajar a las vías, por lo que, si tenéis intención de usar el tranvía, sería conveniente que llevéis siempre a mano algún billete.

Praga es una ciudad mágica y milenaria que acoge gratamente a viajeros durante todo el año, así que tú que esperas para hacer tus maletas y partir hacia la antigua Capital de Bohemia.